Bookmark and Share

Saint Teresa of Avila - Santa Teresa de Jesús

Carmelite nun, Founder of the Discalced Order, Doctor of the Church
Born on 28 March 1515; died on 4 October 1582 - from Spain
Close friend of St John of the Cross 
Canonised in 1622 by Pope Gregory XV; proclaimed a Doctor of the Church in 1970 by Pope Paul VI (other 3 women Doctors of the Church: St Catherine of Siena, St Thérèse of Lisieux & St Hildegarde of Bingen)
Feast day - 15th October.

Papa Benedict XVI's catechesis on St Teresa.
Blessed John Paul II's homily & speech during the 4th centenary of the death of St Teresa.

3 2us by Fr Iain Matthew OCD    
"Her manifesto for the Church is that prayer, as friendship with Christ, changes you; that prayer in which the one whom we know loves us is given access to our heart."

Fr Iain Matthew OCD Talks 2us about Prayer & St Teresa of Jesus  
"For prayer to blossom, be free, be detached, don’t be self-indulgent, be loving, don't be an egotist, be humble, don't think you're the greatest thing in the world, you know, for prayer to blossom. St Teresa's message in life is 'Don't wait to get to your lives together, don't wait to be loving, detached and humble, before you start praying. Enter into that relationship now, and see where God takes you.'"

Mother Mary of St Joseph talks about the Discalced Carmelites
In the Family  
"In Spain in the 16th century, when the Church was undergoing the Reformation, St Teresa of Avila founded a reformed branch, a renewed branch, of the Carmelite Order, based on what she understood of the spirit of those early hermits. The essence of her vision was to construct a way of life that would support and encourage a life of prayer, a life dedicated to prayer, very much at the service of the Church and of the whole of humanity. Her own experience of the Reformation, this attack on the unity of the Church, impacted on her as an attack on Christ himself, and that led to her famous declaration "My one wish was and still is that,  as Christ has so many enemies and so few friends, his few friends should be good ones." She saw that life of prayer as being a way of serving the Church in a hidden interior way, strengthening the Church as it were from within."

Catechesis by Papa Benedict XVI
General Audience, Wednesday 2 February 2011 - in Croatian, English, French, German, Italian, Portuguese & Spanish

"Dear Brothers and Sisters,
During the catecheses that I have wanted to dedicate to the Fathers of the Church and to the great figures of theologians and women of the Middle Ages I have also had the opportunity to dwell on some/certain Saints who have been proclaimed Doctors of the Church for their eminent/outstanding doctrine/teaching. Today I would like to start a brief/short series of encounters/meetings to complete the presentation of the Doctors of the Church. And I am beginning with a Saint who represents/is one of the vertices/summits of Christian spirituality of all time: St Teresa of Avila [of Jesus].


She was born
in Avila, Spain, in 1515, with the name Teresa de Ahumada. In her autobiography she herself mentions some particulars/details about her childhood: born of "virtuous and God-fearing parents", within/into a numerous/large family, with nine brothers and threes sisters. (While) still a child, less than nine years old, she had the opportunity to read the lives of several martyrs which inspired in her the desire for martyrdom, so much so that she improvised a brief/short flight/running away from home so as to die a martyr and to go to Heaven (cf Life 1, 4); “I want to see God”, the little girl told her parents. A few years later, Teresa speaks of her childhood reading and affirms having discovered the truth, which she summarizes in two fundamental principles: on the one hand "the fact that all that belongs to the world passes (away)” (and) on the other hand that only God is “forever, ever, ever/for always, always, always”, a theme that recurs in her best known poem: “Let nothing disturb you, let nothing frighten you, everything passes. God does not change; patience obtains everything; whoever possesses God lacks nothing; God alone suffices”. Orphaned of her mother when she was 12/at 12 years old, she asked the Virgin Most Holy to be her mother.

If in her adolescence the reading of profane books had led to the distractions of a worldly life, her experience as a pupil of the Augustinian nuns of Santa María de las Gracias de Avila and her reading of spiritual books, especially the classics of Franciscan spirituality, introduced her to recollection and prayer. When she was 20 she entered the Carmelite Monastery of the Incarnation, also in Avila. In her religious life she took the name “Teresa of Jesus”. Three years later she fell seriously ill, so ill that she remained in a coma for four days, looking as if she were dead. In the fight against her own illnesses too the Saint saw the combat against weaknesses and the resistance to God’s call: “I wished to live”, she wrote, “but I saw clearly that I was not living, but rather wrestling with the shadow of death; there was no one to give me life, and I was not able to take it. He who could have given it to me had good reasons for not coming to my aid, seeing that he had brought me back to himself so many times, and I as often had left him.” In 1543 she lost the closeness of her relatives; her father died and all her siblings, one after another, emigrated to America. In Lent 1554, when she was 39 years old, Teresa reached the climax of her struggle against her own weaknesses. The fortuitous discovery of the statue of “a Christ most grievously wounded”, left a deep mark on her life. The Saint, who in that period felt deeply in tune with the St Augustine of the Confessions, thus describes the decisive day of her mystical experience: “and... a feeling of the presence of God would come over me unexpectedly, so that I could in no wise doubt either that he was within me, or that I was wholly absorbed in him.”


Parallel to her inner development, the Saint began in practice to realize her ideal of the reform of the Carmelite Order: in 1562 she founded the first reformed Carmel in Avila, with the support of the city’s Bishop, Don Alvaro de Mendoza, and shortly afterwards also received the approval of John Baptist Rossi, the Order’s Superior General. In the years that followed, she continued her foundations of new Carmelite convents, 17 in all. Her meeting with St John of the Cross was fundamental. With him, in 1568, she set up the first convent of Discalced Carmelites in Duruelo, not far from Avila. In 1580 she obtained from Rome the authorization for her reformed Carmels as a separate, autonomous Province. This was the starting point for the Discalced Carmelite Order. Indeed, Teresa’s earthly life ended while she was in the middle of her founding activities. She died on the night of 15 October 1582 in Alba de Tormes, after setting up the Carmelite Convent in Burgos, while on her way back to Avila. Her last humble words were: “After all I die as a child of the Church”, and “O my Lord and my Spouse, the hour that I have longed for has come. It is time to meet one another”. Teresa spent her entire life for the whole Church although she spent it in Spain. She was beatified by Pope Paul V in 1614 and canonized by Gregory XV in 1622. The Servant of God Paul VI proclaimed her a “Doctor of the Church” in 1970.

Teresa of Jesus had no academic education but always set great store by the teachings of theologians, men of letters and spiritual teachers. As a writer, she always adhered to what she had lived personally through or had seen in the experience of others, in other words basing herself on her own first-hand knowledge. Teresa had the opportunity to build up relations of spiritual friendship with many Saints and with St John of the Cross in particular. At the same time she nourished herself by reading the Fathers of the Church, St Jerome, St Gregory the Great and St Augustine. Among her most important works we should mention first of all her autobiography, El libro de la vida (the book of life), which she called Libro de las misericordias del Señor [book of the Lord’s mercies]. Written in the Carmelite Convent at Avila in 1565, she describes the biographical and spiritual journey, as she herself says, to submit her soul to the discernment of the “Master of things spiritual”, St John of Avila. Her purpose was to highlight the presence and action of the merciful God in her life. For this reason the work often cites her dialogue in prayer with the Lord. It makes fascinating reading because not only does the Saint recount that she is reliving the profound experience of her relationship with God but also demonstrates it. In 1566, Teresa wrote El Camino de Perfección [The Way of Perfection]. She called it Advertencias y consejos que da Teresa de Jesús a sus hermanas [recommendations and advice that Teresa of Jesus offers to her sisters]. It was composed for the 12 novices of the Carmel of St Joseph in Avila. Teresa proposes to them an intense programme of contemplative life at the service of the Church, at the root of which are the evangelical virtues and prayer. Among the most precious passages is her commentary on the Our Father, as a model for prayer. St Teresa’s most famous mystical work is El Castillo interior [The Interior Castle]. She wrote it in 1577 when she was in her prime. It is a reinterpretation of her own spiritual journey and, at the same time, a codification of the possible development of Christian life towards its fullness, holiness, under the action of the Holy Spirit. Teresa refers to the structure of a castle with seven rooms as an image of human interiority. She simultaneously introduces the symbol of the silk worm reborn as a butterfly, in order to express the passage from the natural to the supernatural. The Saint draws inspiration from Sacred Scripture, particularly the Song of Songs, for the final symbol of the “Bride and Bridegroom” which enables her to describe, in the seventh room, the four crowning aspects of Christian life: the Trinitarian, the Christological, the anthropological and the ecclesial. St Teresa devoted the Libro de la fundaciones [book of the foundations], which she wrote between 1573 and 1582, to her activity as Foundress of the reformed Carmels. In this book she speaks of the life of the nascent religious group. This account, like her autobiography, was written above all in order to give prominence to God’s action in the work of founding new monasteries.


It is far from easy to sum up in a few words Teresa’s profound and articulate spirituality. I would like to mention a few essential points. In the first place St Teresa proposes the evangelical virtues as the basis of all Christian and human life and in particular, detachment from possessions, that is, evangelical poverty, and this concerns all of us; love for one another as an essential element of community and social life; humility as love for the truth; determination as a fruit of Christian daring; theological hope, which she describes as the thirst for living water. Then we should not forget the human virtues: affability, truthfulness, modesty, courtesy, cheerfulness, culture. Secondly, St Teresa proposes a profound harmony with the great biblical figures and eager listening to the word of God. She feels above all closely in tune with the Bride in the Song of Songs and with the Apostle Paul, as well as with Christ in the Passion and with Jesus in the Eucharist.

The Saint then stresses how essential prayer is. Praying, she says, “means being on terms of friendship with God frequently conversing in secret with him who, we know, loves us”. St Teresa’s idea coincides with Thomas Aquinas’ definition of theological charity as “amicitia quaedam hominis ad Deum”, a type of human friendship with God, who offered humanity his friendship first; it is from God that the initiative comes. Prayer is life and develops gradually, in pace with the growth of Christian life: it begins with vocal prayer, passes through interiorization by means of meditation and recollection, until it attains the union of love with Christ and with the Holy Trinity. Obviously, in the development of prayer climbing to the highest steps does not mean abandoning the previous type of prayer. Rather, it is a gradual deepening of the relationship with God that envelops the whole of life. Rather than a pedagogy Teresa’s is a true “mystagogy” of prayer: she teaches those who read her works how to pray by praying with them. Indeed, she often interrupts her account or exposition with a prayerful outburst.


Another subject dear to the Saint is the centrality of Christ’s humanity. For Teresa, in fact, Christian life is the personal relationship with Jesus that culminates in union with him through grace, love and imitation. Hence the importance she attaches to meditation on the Passion and on the Eucharist as the presence of Christ in the Church for the life of every believer, and as the heart of the Liturgy. St Teresa lives out unconditional love for the Church: she shows a lively “sensus Ecclesiae”, in the face of the episodes of division and conflict in the Church of her time. She reformed the Carmelite Order with the intention of serving and defending the “Holy Roman Catholic Church”, and was willing to give her life for the Church.

A final essential aspect of Teresian doctrine which I would like to emphasize is perfection, as the aspiration of the whole of Christian life and as its ultimate goal. The Saint has a very clear idea of the “fullness” of Christ, relived by the Christian. At the end of the route through The Interior Castle, in the last “room”, Teresa describes this fullness, achieved in the indwelling of the Trinity, in union with Christ through the mystery of his humanity.


Dear brothers and sisters, St Teresa of Jesus is a true teacher of Christian life for the faithful of every time. In our society, which all too often lacks spiritual values, St Teresa teaches us to be unflagging witnesses of God, of his presence and of his action. She teaches us truly to feel this thirst for God that exists in the depths of our hearts, this desire to see God, to seek God, to be in conversation with him and to be his friends. This is the friendship we all need that we must seek anew, day after day. May the example of this Saint, profoundly contemplative and effectively active, spur us too every day to dedicate the right time to prayer, to this openness to God, to this journey, in order to seek God, to see him, to discover his friendship and so to find true life; indeed many of us should truly say: “I am not alive, I am not truly alive because I do not live the essence of my life”. Therefore time devoted to prayer is not time wasted, it is time in which the path of life unfolds, the path unfolds to learning from God an ardent love for him, for his Church, and practical charity for our brothers and sisters. Thank you."

St Teresa of Avila, from 'Way of Perfection' (ch 28):

In my opinion, if I had understood as I do now that in this little palace of my soul dwelt so great a King, I would not have left Him alone so often. I would have remained with Him at times and striven more so as not to be so unclean. But what a marvelous thing, that He who would fill a thousand worlds and many more with His grandeur would enclose Himself in something so small! In fact, since He is Lord He is free to do what He wants, and since He loves us He adapts Himself to our size.

So that the soul won't be disturbed in the beginning by seeing that it is too small to have something so great within itself, the Lord doesn't give it this knowledge until He enlarges it little by little and it has the capacity to receive what He will place within it. For this reason I say He is free to do what He wants since He has the power to make this palace a large one. The whole point is that we should give ourselves to Him with complete determination, and we should empty the soul in such a way that He can store things there or take them away as though it were His own property. And since His Majesty has the rights of ownership, let us not oppose Him. And since He doesn't force our will, He takes what we give Him; but He doesn't give Himself completely until we give ourselves completely.

This fact is certain; and because it is so important, I bring it to your minds so often. He never works in the soul as He does when it is totally His without any obstacle, nor do I see how He could. He is the friend of all good order. Now, then, if we fill the palace with lowly people and trifles, how will there be room for the Lord with His court? He does enough by remaining just a little while in the midst of so much confusion. 

Juan Pablo II - IV Centenario de la muerte de Sant Teresa de Jesús

Homilía - in italianoespañol
Solemnidad de Totdos los Santos - Ávila, 1 de noviembre de 1982 - Copyright © Libreria Editrice Vaticana

Venerables hermanos en el Episcopado, queridos hermanos y hermanas:

1. “Oré y me fue dada la prudencia. Invoqué al Señor y vino sobre mí el espíritu de la sabiduría . .

La amé más que la salud y la hermosura . . . Todos los bienes me vinieron juntamente con ella, y en sus manos me trajo una riqueza incalculable. Yo me gocé en todos estos bienes, porque es la sabiduría quien los trae”.

He venido hoy a Ávila para adorar la Sabiduría de Dios. Al final de este IV centenario de la muerte de Santa Teresa de Jesús, que fue hija singularmente amada de la Sabiduría divina. Quiero adorar la Sabiduría de Dios, junto con el Pastor de esta diócesis, con todos los obispos de España, con las autoridades abulenses y de Alba de Tormes presididas por Sus Majestades y miembros del Gobierno, con tantos hijos e hijas de la Santa y con todo el Pueblo de Dios aquí congregado, en esta festividad de Todos los Santos.

Teresa de Jesús es arroyo que lleva a la fuente, es resplandor que conduce a la luz. Y su luz es Cristo, el “Maestro de la Sabiduría”, el “Libro vivo” en que aprendió las verdades; es esa “luz del cielo”, el Espíritu de la Sabiduría, que ella invocaba para que hablase en su nombre y guiase su pluma. Vamos a unir nuestra voz a su canto eterno de las misericordias divinas, para dar gracias a ese Dios que es “la misma Sabiduría”.

2. Y me alegra poder hacerlo en esta Ávila de Santa Teresa que la vio nacer y que conserva los recuerdos más entrañables de esta virgen de Castilla. Una ciudad célebre por sus murallas y torres, por sus iglesias y monasterios. Que con su complejo arquitectónico evoca plásticamente ese castillo interior y luminoso que es el alma del justo, en cuyo centro Dios tiene su morada. Una imagen de la ciudad de Dios con sus puertas y murallas, alumbrada por la luz del Cordero.

Todo en esta ciudad conserva el recuerdo de su hija predilecta. “La Santa”, lugar de su nacimiento y casa solariega; la parroquia donde fue bautizada; la catedral, con la imagen de la Virgen de la Caridad que aceptó su temprana consagración; la Encarnación, que acogió su vocación religiosa y donde llegó al culmen de su experiencia mística; San José, primer palomarcito teresiano, de donde salió Teresa, como “andariega de Dios”, a fundar por toda España.

Aquí también yo deseo estrechar todavía más mis vínculos de devoción hacia los Santos del Carmelo nacidos en estas tierras, Teresa de Jesús y Juan de la Cruz. En ellos no sólo admiro y venero a los maestros espirituales de mi vida interior, sino también a dos faros luminosos de la Iglesia en España, que han alumbrado con su doctrina espiritual los senderos de mi patria, Polonia, desde que al principio del siglo XVII llegaron a Cracovia los primeros hijos del Carmelo teresiano.

La circunstancia providencial de la clausura del IV centenario de la muerte de Santa Teresa me ha permitido realizar este viaje que deseaba desde hace tanto tiempo.

3. Quiero repetir en esta ocasión las palabras que escribí al principio de este ano centenario: “Santa Teresa de Jesús está viva, su voz resuena todavía hoy en la Iglesia”. Las celebraciones del año jubilar, aquí en España y en el mundo entero, han ratificado mis previsiones.

Teresa de Jesús, primera Doctora de la Iglesia universal, se ha hecho palabra viva acerca de Dios, ha invitado a la amistad con Cristo, ha abierto nuevas sendas de fidelidad y servicio a la Santa Madre Iglesia. Sé que ha llegado al corazón de los obispos y sacerdotes, para renovar en ellos deseos de sabiduría y de santidad, para ser “luz de su Iglesia”. Ha exhortado a los religiosos y religiosas a “seguir los consejos evangélicos con toda la perfección” para ser “siervos del amor”.

Ha iluminado la experiencia de los seglares cristianos con su doctrina acerca de la oración y de la caridad, camino universal de santidad; porque la oración, como la vida cristiana, no consiste “en pensar mucho, sino en amar mucho” y “todos son hábiles de su natural para amar”.

Su voz ha resonado más allá de la Iglesia católica, suscitando simpatías a nivel ecuménico, y trazando puentes de diálogo con los tesoros de espiritualidad de otras culturas religiosas. Me alegra sobre todo saber que la palabra de Santa Teresa ha sido acogida con entusiasmo por los jóvenes. Ellos se han apoderado de esa sugestiva consigna teresiana que yo quiero ofrecer como mensaje a la juventud de España: “En este tiempo son menester amigos fuertes de Dios”.

Por todo ello quiero expresar mi gratitud al Episcopado Español, que ha promovido este acontecimiento eclesial de renovación. Agradezco también el esfuerzo de la junta nacional del centenario y el de las delegaciones diocesanas. A todos los que han colaborado en la realización de los objetivos del centenario, la gratitud del Papa, que es el agradecimiento en nombre de la Iglesia.

4. Las palabras del Salmo responsorial traen a la memoria la gran empresa fundacional de Santa Teresa: “Bienaventurados los que moran en tu casa y continuamente te alaban . . . Porque más que mil vale un día en tus atrios . . . Y da Yahvé la gracia y la gloria y no niega los bienes . . . Bienaventurado el hombre que en ti confía”.

Aquí en Ávila se cumplió, con la fundación del monasterio de San José, al que siguieron las otras 16 fundaciones suyas, un designio de Dios para la vida de la Iglesia. Teresa de Jesús fue el instrumento providencial, la depositaria de un nuevo carisma de vida contemplativa que tantos frutos tenia que dar.

Cada monasterio de carmelitas descalzas tiene que ser “rinconcito de Dios”, “morada” de su gloria y “paraíso de su deleite”. Ha de ser un oasis de vida contemplativa, “un palomarcito de la Virgen Nuestra Señora”. Donde se viva en plenitud el misterio de la Iglesia que es Esposa de Cristo; con ese tono de austeridad y de alegría característico de la herencia teresiana. Y donde el servicio apostólico en favor del Cuerpo místico, según los deseos y consignas de la Madre Fundadora, pueda siempre expresarse en una experiencia de inmolación y de unidad: “Todas juntas se ofrecen en sacrificio por Dios”. En fidelidad a las exigencias de la vida contemplativa que he recordado recientemente en mi Carta a las carmelitas descalzas, serán siempre el honor de la Esposa de Cristo; en la Iglesia universal y en las Iglesias particulares donde están presentes como santuarios de oración.

Y lo mismo vale para los hijos de Santa Teresa, los carmelitas descalzos, herederos de su espíritu contemplativo y apostólico, depositarios de las ansias misioneras de la Madre Fundadora. Que las celebraciones del centenario infundan también en vosotros propósitos de fidelidad en el camino de la oración y de fecundo apostolado en la Iglesia. Para mantener siempre vivo el mensaje de Santa Teresa de Jesús y de San Juan de la Cruz.

5. Las palabras de San Pablo que hemos escuchado en la segunda lectura de esta Eucaristía, nos llevan hasta ese profundo hontanar de la oración cristiana, de donde brota la experiencia de Dios y el mensaje eclesial de Santa Teresa. Hemos recibido “el espíritu de adopción, por el que clamamos ¡Abbá! (Padre) . . . Y si hijos, también herederos; herederos de Dios, coherederos de Cristo, supuesto que padezcamos con El para ser con El glorificados”.

La doctrina de Teresa de Jesús está en perfecta sintonía con esa teología de la oración que presenta San Pablo, el Apóstol con el que ella se identificaba tan profundamente. Siguiendo al Maestro de la oración, en plena consonancia con los Padres de la Iglesia, ha querido enseñar los secretos de la plegaria comentando la oración del Padre nuestro.

En la primera palabra, ¡Padre!, la Santa descubre la plenitud que nos confía Jesucristo, maestro y modelo de la oración. En la oración filial del cristiano se encuentra la posibilidad de entablar un diálogo con la Trinidad que mora en el alma de quien vive en gracia, como tantas veces experimentó la Santa: “Entre tal hijo y tal Padre - escribe -, forzado ha de estar el Espíritu Santo que enamore vuestra voluntad y os la ate tan grandísimo amor . . .”. Esta es la dignidad filial de los cristianos: poder invocar a Dios como Padre, dejarse guiar por el Espíritu, para ser en plenitud hijos de Dios.

6. Por medio de la oración Teresa ha buscado y encontrado a Cristo. Lo ha buscado en las palabras del Evangelio que va desde su juventud “hacían fuerza en su corazón”; lo ha encontrado “trayéndolo presente dentro de sí”; ha aprendido a mirarlo con amor en las imágenes del Señor de las que era tan devota; con esta Biblia de los pobres —las imágenes— y esta Biblia del corazón —la meditación de la palabra— ha podido revivir interiormente las escenas del Evangelio y acercarse al Señor con inmensa confianza.

¡Cuántas veces ha meditado Santa Teresa aquellas escenas del Evangelio que narran las palabras de Jesús a algunas mujeres! ¡Qué gozosa libertad interior le ha procurado, en tiempos de acentuado antifeminismo, esta actitud condescendiente del Maestro con la Magdalena, con Marta y María de Betania, con la Cananea y la Samaritana, esas figuras femeninas que tantas veces recuerda la Santa en sus escritos! No cabe duda que Teresa ha podido defender la dignidad de la mujer y sus posibilidades de un servicio apropiado en la Iglesia desde esta perspectiva evangélica: “No aborrecisteis, Señor de mi alma, cuando andabais por el mundo, las mujeres, antes las favorecisteis siempre con mucha piedad...”.

La escena de Jesús con la Samaritana junto al pozo de Sicar que hemos recordado en el Evangelio, es significativa. El Señor promete a la Samaritana el agua viva: “Quien bebe de esta agua, volverá a tener sed; pero el que beba del agua que yo le diere, no tendrá jamás sed, que el agua que yo le dé se hará en él una fuente que salte hasta la vida eterna”.

Entre las mujeres santas de la historia de la Iglesia, Teresa de Jesús es sin duda la que ha respondido a Cristo con el mayor fervor del corazón: ¡Dame de esta agua! Ella misma nos lo confirma cuando recuerda sus primeros encuentros con el Cristo del Evangelio: “¡Oh, qué de veces me acuerdo del agua viva que dijo el Señor a la Samaritana!, y así soy muy aficionada a aquel Evangelio”. Teresa de Jesús, como una nueva Samaritana, invita ahora a todos a acercarse a Cristo, que es manantial de aguas vivas.

Cristo Jesús, el Redentor del hombre, fue el modelo de Teresa. En El encontró la Santa la majestad de su divinidad y la condescendencia de su humanidad: “Es gran cosa mientras vivimos y somos humanos, traerle humano”; “veía que aunque era Dios, que era Hombre, que no se espanta de las flaquezas de los hombres”. ¡Qué horizontes de familiaridad con Dios nos descubre Teresa en la humanidad de Cristo! ¡Con qué precisión afirma la fe de la Iglesia en Cristo que es verdadero Dios y verdadero hombre! ¡Cómo lo experimenta cercano, “companero nuestro en el Santísimo Sacramento”!

Desde el misterio de la Humanidad sacratísima que es puerta, camino y luz, ha llegado hasta el misterio de la Santísima Trinidad, fuente y meta de la vida del hombre, “espejo adonde nuestra imagen está esculpida”. Y desde la altura del misterio de Dios ha comprendido el valor del hombre, su dignidad, su vocación de infinito.

7. Acercarse al misterio de Dios, a Jesús, “traer a Jesucristo presente” constituye toda su oración.

Esta consiste en un encuentro personal con aquel que es el único camino para conducirnos al Padre. Teresa reaccionó contra los libros que proponían la contemplación como un vago engolfarse en la divinidad o como un “no pensar nada” viendo en ello un peligro de replegarse sobre uno mismo, de apartarse de Jesús del cual nos “vienen todos los bienes”. De aquí su grito: “Apartarse de Cristo . . . no lo puedo sufrir”. Este grito vale también en nuestros días contra algunas técnicas de oración que no se inspiran en el Evangelio y que prácticamente tienden a prescindir de Cristo, en favor de un vacío mental que dentro del cristianismo no tiene sentido. Toda técnica de oración es válida en cuanto se inspira en Cristo y conduce a Cristo, el camino, la verdad y la vida. Bien es verdad que el Cristo de la oración teresiana va más allá de toda imaginación corpórea y de toda representación figurativa; es Cristo resucitado, vivo y presente, que sobrepasa los límites de espacio y lugar, siendo a la vez Dios y hombre. Pero a la vez es Jesucristo, Hijo de la Virgen que nos acompaña y nos ayuda.

Cristo cruza el camino de la oración teresiana de extremo a extremo, desde los primeros pasos hasta la cima de la comunión perfecta con Dios. Cristo es la puerta por la que el alma accede al estado místico. Cristo la introduce en el misterio trinitario. Su presencia en el desenvolvimiento de este “trato amistoso” que es la oración es obligado y necesario: El lo actúa y genera. Y El es también objeto del mismo. Es el “libro vivo”, Palabra del Padre. El hombre aprende a quedarse en profundo silencio, cuando Cristo le enseña interiormente “sin ruido de palabras”; se vacía dentro de sí “mirando al Crucificado”. La contemplación teresiana no es búsqueda de escondidas virtualidades subjetivas por medio de técnicas depuradas de purificación interior, sino abrirse en humildad a Cristo y a su Cuerpo místico, que es la Iglesia.

8. En mi ministerio pastoral he afirmado con insistencia los valores religiosos del hombre, con quien Cristo mismo se ha identificado; ese hombre que es el camino de la Iglesia, y por lo tanto determina su solicitud y su amor, para que todo hombre alcance la plenitud de su vocación.

Santa Teresa de Jesús tiene una enseñanza muy explícita sobre el inmenso valor del hombre: “¡Oh Jesús mío! —exclama en una hermosa oración—, cuán grande es el amor que tenéis a los hijos de los hombres, que el mejor servicio que se os puede hacer es dejaros a Vos por su amor y ganancia y entonces sois poseído más enteramente... Quien no amare al prójimo, no os ama, Señor mío; pues con tanta sangre vemos mostrado el amor tan grande que tenéis a los hijos de Adán”. Amor de Dios y amor del prójimo, unidos indisolublemente; son la raíz sobrenatural de la caridad, que es el amor de Dios, y con la manifestación concreta del amor del prójimo, esa “más cierta señal” de que amamos a Dios.

9. El eje de la vida de Teresa como proyección de su amor por Cristo y su deseo de la salvación de los hombres fue la Iglesia. Teresa de Jesús “sintió la Iglesia”, vivió “la pasión por la Iglesia” como miembro del Cuerpo místico.

Los tristes acontecimientos de la Iglesia de su tiempo, fueron como heridas progresivas que suscitaron oleadas de fidelidad y de servicio. Sintió profundamente la división de los cristianos como un desgarro de su propio corazón. Respondió eficazmente con un movimiento de renovación para mantener resplandeciente el rostro de la Iglesia santa. Se fueron ensanchando los horizontes de su amor y de su oración a medida que tomaba conciencia de la expansión misionera de la Iglesia católica; con la mirada y el corazón fijos en Roma, el centro de la catolicidad, con un afecto filial hacia “el Padre Santo”, como ella llama al Papa, que le llevó incluso a mantener una correspondencia epistolar con mi predecesor el Papa Pío V. Nos emociona leer esa confesión de fe con la que rubrica el libro de las Moradas: “En todo me sujeto a lo que tiene la Santa Iglesia Católica Romana, que en esto vivo y protesto y prometo vivir y morir”.

En Ávila se encendió aquella hoguera de amor eclesial que iluminaba y enfervorizaba a teólogos y misioneros. Aquí empezó aquel servicio original de Teresa en la Iglesia de su tiempo; en un momento tenso de reformas y contrarreformas optó por el camino radical del seguimiento de Cristo, por la edificación de la Iglesia con piedras vivas de santidad; levantó la bandera de los ideales cristianos para animar a los capitanes de la Iglesia. Y en Alba de Tormes, al final de una intensa jornada de caminos fundacionales, Teresa de Jesús, la cristiana verdadera y la esposa que deseaba ver pronto al Esposo, exclama: “Gracias... Dios mío..., porque me hiciste hija de tu Santa Iglesia católica”. O como recuerda otro testigo: “Bendito sea Dios..., que soy hija de la Iglesia”.

¡Soy hija de la Iglesia! He aquí el título de honor y de compromiso que la Santa nos ha legado para amar a la Iglesia, para servirla con generosidad.

10. Queridos hermanos y hermanas: Hemos recordado la figura luminosa y siempre actual de Teresa de Jesús, la hija singularmente amada de la divina Sabiduría, la andariega de Dios, la Reformadora del Carmelo, gloria de España y luz de la Santa Iglesia, honor de las mujeres cristianas, presencia distinguida en la cultura universal.

Ella quiere seguir caminando con la Iglesia hasta el final de los tiempos. Ella que en el lecho de muerte decía: “Es hora de caminar”. Su figura animosa de mujer en camino, nos sugiere la imagen de la Iglesia, Esposa de Cristo, que camina en el tiempo ya en el alba del tercer milenio de su historia.

Teresa de Jesús que supo de las dificultades de los caminos, nos invita a caminar llevando a Dios en el corazón. Para orientar nuestra ruta y fortalecer nuestra esperanza nos lanza esa consigna, que fue el secreto de su vida y de su misión: “Pongamos los ojos en Cristo nuestro bien”, para abrirle de par en par las puertas del corazón de todos los hombres. Y así el Cristo luminoso de Teresa de Jesús será, en su Iglesia, “Redentor del hombre, centro del cosmos y de la historia”.

¡Los ojos en Cristo! Para que en el camino de la Iglesia, como en los caminos de Teresa que partieron de esta ciudad de Ávila, Cristo sea “camino, verdad y vida”. Así sea.

Juan Pablo II - Acto de Clausura del IV Centenario de la Muerte de Santa Teresa de Jesús

Discurso - in italiano & español
Alba de Tormes, lunes 1 de noviembre de 1982 - © Copyright - Libreria Editrice Vaticana

Mis queridos hermanos y hermanas, hijos e hijas de Santa Teresa:

1. Nos hallamos congregados junto al sepulcro que guarda, como precioso tesoro, las insignes reliquias del cuerpo de Santa Teresa de Jesús.

Al clausurar solemnemente este IV centenario, abierto hace un año por el cardenal Enviado especial mío, quiero que mis palabras sean una evocación y una plegaria dirigida a Teresa de Jesús, presente entre nosotros en la comunión de los santos.

2. Ante todo, la evocación de aquella muerte gloriosa.

¡Teresa de Jesús! Quiero recordar las palabras de los últimos instantes de tu vida:

La humilde confesión de tus faltas: “Cor contritum et humiliatum, Deus, non despicies” (Ps. 50, 19).

La exhortación a tus hijas a mantener intacta tu herencia espiritual, la fidelidad al carisma.

El deseo de ver a Dios: “Señor mío, tiempo es ya que nos juntemos; ya es tiempo de caminar”.

La gozosa profesión de fe: “En fin, Señor, soy hija de la Iglesia”.

Entregaste tu vida al Señor, envuelta en el cariño maternal de esa Iglesia de la que te sentías hija: con la gracia del sacramento de la penitencia, el viático de la Eucaristía, la santa unción de los enfermos.

Fue la tuya una muerte de amor, como bien expresó San Juan de la Cruz: “Consumida por lallama de amor viva, se rompió la tela del dulce encuentro con Dios” (San Juan de la Cruz, Llama de amor viva, 1, 29-30).

“Ahora, pues, decimos que esta mariposica ya murió . . . y que vive en ella Cristo” (Santa Teresa, Castillo interior, VII, 1, 3).

3. Vives con Cristo en la gloria y estás presente en la Iglesia, caminando con ella por los senderos de los hombres.

En tus escritos plasmaste tu voz y tu alma. En tu familia religiosa perpetúas tu espíritu. Nos has dejado como lección la amistad con Cristo. Nos has legado como testamento el amor y servicio a la Iglesia. “¡Dichosas vidas - como la tuya - que en esto se acabaren!” (EIUSDEM, Vida, 40, 15.)

Tu patria es España, pero todo el mundo es hoy tu hogar, donde habitan tus hijas y tus hijos, donde hablas desde las páginas de tus libros.

Eres mensajera de Cristo. Eres palabra universal de experiencia de Dios. Tu vivo lenguaje castellano ha sido traducido en muchos idiomas. Tus autógrafos se han multiplicado en ediciones sin fin. Has entrado en la cultura religiosa de la humanidad. Estás presente, honrando a la Iglesia, en la literatura universal.

¡Se han cumplido, Teresa, tus deseos de servir al Señor sin límites de tiempo ni de espacio, hasta el día de la venida gloriosa de Jesús!

4. Suba ahora hasta el Padre, por intercesión tuya, Teresa de Jesús, la ardiente plegaria del Papa peregrino.

Te pido por la Iglesia nuestra Madre: “No ande siempre en tanta tempestad esta nave de la Iglesia” (EIUSDEM, Camino de perfección, 35, 5).

Intercede por su extensión evangelizadora y por su santidad, por sus pastores, sus teólogos y ministros, por los hombres y mujeres que han consagrado a Cristo, por los fieles de la familia de Dios.

Te ruego por un mundo en paz, sin guerras fratricidas como las que herían tu corazón.

Descubre a todos los cristianos el mundo interior del alma, tesoro escondido dentro de nosotros, castillo luminoso de Dios. Haz que el mundo exterior conserve la huella del Creador y sea libro abierto que nos habla de Dios (Cfr. Santa Teresa, Vida, 9, 5).

Acoge mi súplica por las almas que alaban a Dios con sosiego, por los que han recibido la gran dignidad de ser amigos de Dios, por los que buscan a Dios en tinieblas, para que se les revele la Luz que es Cristo.

Bendice a los que buscan el entendimiento y la armonía, a los que promueven la hermandad y la solidaridad, porque “es menester hacerse espaldas unos a otros” y “crece la caridad con ser comunicada.”

Protege a los hombres del mar y del campo, a los que trabajan y a los que dan trabajo, a los ancianos que en ti encuentran un modelo de sabiduría y de incansable creatividad. Bendice a las familias, a los jóvenes, a los niños. Que encuentren un mundo de paz y libertad, digno de hombres llamados a la comunión con Dios, donde puedan cultivarse esas virtudes humanas que tú llevaste al esplendor de la santidad cristiana: la verdad y la justicia, la fortaleza y el afabilidad, la simpatía y el agradecimiento.

Pongo en tus manos la causa de los pobres que tú tanto amaste. Haz que se cumplan tus ideales de justicia en una fraterna comunión de bienes: porque todos los bienes son de Dios y El los reparte a algunos como administradores suyos, para que los compartan con los pobres.

Intercede por los enfermos, objeto de tus cuidados hasta el fin de tus días. Ayuda a los desvalidos, a los marginados, a los oprimidos, para que en ellos se respete y honre la morada de Dios, su imagen y semejanza.

5. ¡Teresa de Jesús, que sigues viviendo en esta tierra de España! Te pido por todos sus pueblos. Haz que vivan la riqueza de sus valores culturales en espíritu de fraterna y solidaria comunicación.

A ti que eres amiga de Dios y de los hombres, y con tus escritos abres caminos de unidad, te encomiendo la unidad de la Iglesia y de la familia humana: Entre los cristianos de diversas confesiones, entre miembros de diversas religiones, entre hombres de diferentes culturas. Que todos se sientan como tú los sentías: “hijos de Dios y hermanos” (Santa Teresa, Castillo interior, V, 2, 11).

Haz que se cumpla tu oración y tu palabra de esperanza, escrita en el Castillo interior.

“Orando una vez Jesucristo nuestro Señor por sus Apóstoles, dijo que fuesen una cosa con el Padre y con El, como Jesucristo nuestro Señor está en el Padre y el Padre en El. ¡No sé qué mayor amor puede ser que éste! Y no dejaremos de entrar aquí todos, porque así dijo su Majestad: No sólo ruego por ellos, sino por todos aquellos que han de creer en mí también”. Haz que todos lleguemos donde tú llegaste: hasta la comunión con la Trinidad, “donde nuestra imagen está esculpida” (Santa Teresa, Castillo interior, VII, 2, 7-8).

¡Teresa de Jesús, escucha mi oración! Suba hasta el trono de la sabiduría de Dios la acción de gracias de la Iglesia, por lo que has sido y has hecho, por lo que todavía harás en el Pueblo de Dios que te honra como Doctora y Maestra espiritual. Quiero hacerlo con tus mismas palabras de alabanza y bendición:

“¡Sea Dios nuestro Señor por siempre alabado y bendito! Amén. Amén.”